Optimiza tu rendimiento "triatleta", incorpora hipopresivos!


El trabajo hipopresivo se está volviendo muy popular en los últimos años, y esto es debido a la eficacia de este tipo de entrenamiento a distintos niveles. En este artículo vamos a hablar sobre los beneficios que aporta y cómo nos pueden ayudar a mejorar nuestras metas en disciplinas que implican trabajo aeróbico como el triatlón, por partida triple.


Las principales características de los hipopresivos son el trabajo respiratorio, en apnea, y el trabajo postural. Siguiendo unas determinadas pautas posturales en las que se buscará realizar un trabajo tónico y de flexibilidad, y mediante la técnica de la aspiración diafragmática (aguantar en apnea varios segundos mientras se abren las costillas) intercalada entre respiraciones profundas de recuperación, podremos lograr los siguientes beneficios:


1. Mejora de la estabilidad lumbo-pélvica y del tono abdominal.


Mediante el trabajo postural y la potente contracción que se produce en el abdomen a través de la aspiración diafragmática conseguimos un trabajo abdominal muy potente que va de dentro hacia fuera, trabajando las capas más internas del abdomen. Estas capas se encargan de estabilizar y mantener el tronco firme, actuando a su vez como una faja protectora. Será muy interesante para aquellos que practican el ciclismo o la carrera ya que en estas disciplinas las posturas se terminan fuerzan, sobre todo al final de los entrenamientos y competiciones cuando la fatiga es mayor y es más fácil perder la atención sobre la parte postural del ejercicio, pudiendo ocasionar los problemas de los que hablaremos en el siguiente punto. Al tener un mejor tono de reposo esto se contrarresta o se retrasa. Además reduce los perjuicios de los impactos repetidos al mantener la estructura del cuerpo más sujeta y las extremidades mejor alineadas, evitando descompensaciones en la pisada y protegiendo el tren inferior y la cintura escapular.

2. Prevención de lesiones.


Muchas de las lesiones sufridas en triatlón se deben a la pérdida de atención en la postura mientras realizamos ejercicio, ocasionalmente a causa de la fatiga. Esto es algo de lo que no nos damos cuenta pero que es inevitable. Los hipopresivos son un buen remedio para ello ya que retrasarán la aparición de la fatiga debido al aumento de la hemoglobina, los hematíes y los hematocritos, y porque al haber mejorado el tono en reposo, las posturas se mantendrán de una forma más efectiva durante más tiempo. Esto va a evitar que una mala postura en la bici, o una mala distribución de las presiones en la carrera debido a los impactos puedan provocar hernias en la columna o en el abdomen, además de lo mencionado en el punto anterior.